Banco de los pobres de Aguablanca pide cambio de vida a sus clientes, en lugar de fiadores


La iniciativa, llamada Semilla de Mostaza, sorprendió a Muhammad Yunus, creador del banco que cumple una función social similar en Bangladesh.

Semilla de Mostaza refleja la lucha de un puñado de mujeres que hace más de una década se reunía debajo de un palo de guanábana con la hermana Alba Stella Barreto, gestora de la Fundación Paz y Bien. "Eran personas con baja autoestima, maltratadas muchas por sus compañeros y sin capacitación alguna", dice la religiosa franciscana.

Lo primero que les cambió la historia fue que hicieron la primaria y el bachillerato. Y empezaron a capacitarse.

Elodia Nieves, escogida como la Mujer Cafam en el Valle del Cauca, es una de ellas. También Alicia Meneses, Socorro Tamayo, Viviana Arboleda, Rocío Castaño y Fidelia Cubides.

Elodia supo desde los 12 años qué era trabajar para sostenerse con 9 hermanos más. Aquí aprendió a vivir, dice.

En los últimos dos años, las fundadoras concretaron el Banco, porque sólo los agiotistas les prestaban. La gestión permitió que la Fundación Grameen de Estados Unidos escogiera a Semilla de Mostaza como el primer proyecto de microcrédito en recibir asistencia en Colombia.

La ONG Give to Colombia y la Fundación Alvaralice trajeron al profesor Alan Nurul para la capacitación. Les enseñó que en los grupos unos respaldan a los otros.

Los créditos van de 10.000 a 500.000. Si alguien presta 100.000 pesos en seis meses (26 semanas) pagará cuotas de 9.700 pesos, con un interés del 2 por ciento. En el 'gota a gota' el cobro es diario y con intereses que superan el 30 por ciento.

Meneses, vocera del banco, dice que falta camino pero recuerda el versículo de Mateo: "El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que es la más pequeña de las semillas pero cuando crece es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol, de tal manera que vienen las aves y hacen nido".

Historias de préstamos

A orillas del río Cauca, entre casas hechas con pedazos de cartón y madera, Muhammad Yunus sonrió sorprendido cuando Lucero Benavides le contó que vivía de alquilar dos lavadoras en el oriente de Cali.

Los ojos le brillaron más cuando ella le dijo que gracias a Semilla de Mostaza, el 'banco de los pobres' en el Distrito de Aguablanca, con un préstamo de 300.000 pesos, había desvarado el sueño de tener un triciclo para llevar las lavadoras a casa de sus clientes.

"Esto me confirma que la gente humilde es la más creativa y solo se necesitan oportunidades", decía el creador del Banco de los Pobres (Grameen Bank) de Bangladesh, un país donde la pobreza también hace que los padres manden a sus hijos pequeños a buscar el sustento. El proyecto de ese país ha entregado microcréditos por más de cinco billones de dólares en ese país.

Lucero, a sus 22 años, cuenta uno de los más de 169 testimonios de quienes han encontrado futuro en Semilla de Mostaza, una casa metida entre las calles estrechas del barrio Marroquín.

Para respaldar su deuda, le pidieron que buscara a otras cuatro personas dispuestas a entender que no se trataba de recibir un crédito para comprar mercancía, sino de cambiar de vida. Hicieron un curso de dos horas durante 10 días.

Lucero ya pagó el primer préstamo, con un interés del 2 por ciento. Y ahora podrá recibir uno del doble. "Aquí uno se salva del gota gota", dice.

Los clientes principales de este banco son vendedoras de chontaduro, chanceras, tenderos y otros oficios de barrio. Una joven que vende minutos de celular y vive pegada al Cauca, dice que en el banco pudo encontrar quién creyera en ella.

Adiós al gota a gota

Tras la visita de Muhammad Yunus, al banco de los pobres Semilla de Mostaza se le creció la clientela.

En un solo día están recibiendo hasta 70 solicitudes de ingreso al proyecto. Antes, el promedio de peticiones era de unas 200 mensuales.

Han llegado personas de estratos 3 y 4, que no aplican, pero que esperan una alternativa.

Las directivas dicen que no han tenido descanso y señalan que no tendrían cobertura para tanta demanda. Sin embargo, se revisan todas las solicitudes.

Sonia Cabezas, favorecida por Semilla de Mostaza, sostiene que se quitó de encima el 'Gota a Gota'.

Carlos Calvache, vendedor en un mercado móvil, repite 'miles de gracias' por un préstamo de 300 mil pesos.

Alicia Meneses dice que lo clave es que todos aprendamos que la pobreza no es solo falta de dinero, sino de educación, cultura y salud.

0 views0 comments

MISSION

Give To Colombia is a tax-exempt organization that facilitates the channeling of resources towards high-impact social projects in Colombia and Latin America. 

MIAMI OFFICE

485 Ridgewood Road
Key Biscayne, Florida 33149
Phone: +1 305-766-8449
givetocolombia@me.com

TWITTER

  • Black Twitter Icon